Nuevo Sistema Exoplanetario


Este ha sido el comunicado que científicos de la NASA han dado a conocer en la rueda de prensa que dicha administración ha pronunciado esta tarde.

Se encuentra a 40 años luz de nuestro planeta en la constelación de Aquario, el nombre de la estrella central se llama TRAPPIST-1 y se trata de una enana roja, una estrella fría con un tamaño algo superior al planeta Júpiter.

Los planetas son comparables con nuestro planeta, ya que muestran cierta similitud. Tres de ellos se encuentran en su zona habitable, pero de momento se desconocen las condiciones atmosféricas de estos planetas ‘habitables’. Lo que se conoce de ellos es que las temperaturas que se registran, son aptas para que exista agua en estado líquido, lo que facilitaría la posibilidad de existir algún tipo de vida.

El descubrimiento se ha realizado analizando la información combinada obtenida por varios telescopios terrestres, pero en especial a los telescopios Spitzer de la NASA, el telescopio TRAPPIST-Sur del ESO y el VLT del cerro Paranal.

El autor principal del descubrimiento, Michaël Gillon, del Instituto STAR de la Universidad de Lieja (Bélgica), se muestra encantado por el hallazgo y comenta que no es sólo por la cantidad de planetas, sino porque son planetas semejantes al nuestro.

El equipo determinó que todos los planetas, a excepción del último, tienen una densidad similar a los planetas rocosos y que sus tamaños podrían variar de los 6.000 a los 13.000 Km. Los tres primeros planetas se encuentran muy cerca de la estrella y se ve difícil la existencia de agua líquida en su superficie, por la elevada temperatura. Los tres siguientes si que guardan la distancia idónea para que exista agua y probabilidad de existencia de algún tipo de vida. El último planeta se encuentra bastante alejado de la estrella no reúne condiciones de habitabilidad por la distancia y sus bajas temperaturas.

El Telescopio Espacial Hubble ya ha sido ‘programado’ para buscar atmósferas en los siete planetas, estudiarlas y confirmar las condiciones sobre su habitabilidad.

 

El módulo Schiaparelli no responde (y II)


Efectivamente, la Agencia Espacial Europea ha confirmado la pérdida por completo del contacto con el módulo Schiaparelli a causa de un error en las maniobras de frenado del módulo. El paracaídas se abrió antes de hora y los motores no se encendieron. La señal de telemetría se detuvo 50 segundos antes de lo previsto, según se ha podido medir desde la TGO. El gran impacto que ha podido sufrir el módulo a estropeado todos los instrumentos de contacto y supuestamente los de medición. Schiaparelli estaba programado para desconectarse 15 minutos después del aterrizaje, para preservar la energía de sus baterías y comenzar a emitir desde el propio módulo a La Tierra, un mecanismo experimental, sin necesidad de utilizar el TGO como ‘trampolín’.

La ESA pudo seguir los pasos del módulo en su inserción en la atmósfera, pero minutos después perdió contacto con él. La sonda Mars Express pudo captar la señal del módulo, pero no le realizó telemetría, al igual que la MRO, con resultados negativos.

La parte positiva de la misión Exomars, es que la TGO funciona correctamente y en breve comenzará con su labor.