A pie de telescopio… Colimando con un Chesire


Un colimador chesire (de aquí en adelante simplemente chesire) es un accesorio eficaz y barato que, si bien no es imprescindible para colimar, ayuda mucho en esta tarea.

Comercializados bajo distintas marcas, su precio puede oscilar entre los 25 y los 50 €. Un chesire consta de tres partes: una cruceta, una pantalla oblicua (que debe iluminarse con una fuente de luz difusa) y un orificio (situado en el extremo opuesto a la cruceta) por donde miramos. Tienen un barrilete de 1.25″ y se usan como si un ocular se tratase.

Preferentemente se usan de día. La colimación con el chesire puede asustar en un principio, pero es asombrosamente fácil.

FIGURA 1

Figura 1. Chesire típico.

Lo que sigue corresponde a la colimación de un telescopio modelo Lightbridge de Meade, aunque es válido para cualquier otro telescopio reflector newtoniano.

Mirando a través del chesire.

Se inserta el chesire en el tubo portaocular del enfocador y orientamos la pantalla oblicua

hacia una fuente de luz difusa (o la iluminamos con una linterna). Aunque el chesire se

puede usar en cualquier posición del enfocador, es recomendable hacerlo en aquella en la

que hagan foco los oculares que utilizas. Para el Lightbridge yo saco el tubo portaocular en

toda su extensión.

FIGURA 2

Figura 2. Chesire introducido en el enfocador del telescopio

A continuación miramos por el agujero del chesire y… ¿qué es lo que vemos?. La siguiente

imagen muestra un dibujo esquemático de qué es lo que veríamos a través del colimador:

 FIGURA 3

Figura 3. Dibujo esquemático de lo que se observa a través del colimador chesire (en un telescopio sin colimar)

Colimando.

Para colimar con un chesire sólo hay que tener en cuenta tres cosas del esquema de la

figura anterior: el orificio del colimador, el anillo de papel situado en el centro geométrico

del primario y la cruceta. La colimación con el chesire se realiza en dos pasos:

1. ajuste del espejo secundario.

2. ajuste del espejo primario.

Ajuste del secundario:

Para ajustar el espejo secundario (que debe estar correctamente centrado) debemos

conseguir que el anillo del espejo primario quede centrado en la cruceta del chesire. Para

ello actuaremos sobre los tres tornillos de colimación que tienen los espejos secundarios

(señalados como 1, 2 y 3 en la imagen siguiente). Es mejor apretar los tornillos que

aflojarlos y si alguno de ellos no lo podemos seguir apretando, aflojaremos los otros dos y

continuaremos apretando el tornillo sobre el que estábamos actuando. No tocaremos el

tornillo central salvo que haya que centrar el espejo secundario.

FIGURA 4

Figura 4. Soporte y araña del espejo secundario; al fondo se aprecia el espejo primario y su anillo central

Para hacer este ajuste, es mejor colocar el tubo del telescopio tumbado o ligeramente

inclinado. Con ello evitaremos que, si aflojamos en exceso los tornillos del espejo

secundario, éste pueda caerse y golpear al espejo primario (o que se nos caiga el

destornillador/llave Allen que estamos usando y golpee al primario). Una recomendación

más: la cruceta del chesire se ve desenfocada y cuesta saber cuándo está el anillo centrado

en la cruceta. Por ello, es recomendable iluminar bien la pantalla oblicua del chesire para

que la luz pueda reflejarse en la cruceta, así ésta resalta más y se puede apreciar mejor si el

anillo del primario está correctamente centrado en la cruceta (la linterna de un Smartphone

puede ir muy bien).

Ajuste del primario.

Para ajustar el espejo primario debemos conseguir que el reflejo del agujero del chesire (por

donde estamos mirando) quede en el centro del anillo del espejo primario. Para ello,

aflojaremos los tornillos de freno del espejo primario y actuaremos sobre los tornillos de

colimación. Iremos moviendo poco a poco los tornillos (aflojando – apretando) hasta que

consigamos centrar el reflejo del agujero del chesire en el anillo. Puede parecer tedioso,

pero se consigue en muy poco tiempo. Una vez conseguido nuestro objetivo, procedemos a

apretar los tornillos de freno: apretamos un poco uno, después el otro, después el tercero y

así sucesivamente hasta que estén todos apretados.

FIGURA 5

Figura 5. Sistema de colimación del espejo primario; se aprecia el ventilador que permite aclimatar el espejo.

Los topes blancos (montados a posteriori) evitan que el telescopio apoye en el suelo sobre los tornillos. El aspecto puede variar en otros telescopios.

Las tareas de ajuste del espejo primario las hago mejor con el tubo boca arriba. Conforme

voy actuando sobre un tornillo, me levanto y miro por el chesire. Ciertamente, es mejor

contar con ayuda: una persona mueve los tornillos y otro mira por el chesire. Una persona

sola lo puede hacer, pero tanto agacharse y levantarse cansa y puedes acabar con dolor de

piernas. Hay gente que prefiere ajustar el primario con el tubo tumbado.

Si los pasos anteriores se han hecho correctamente, al mirar por el chesire deberíamos ver

una imagen como la siguiente:

FIGURA 6

Figura 6. Imagen observada a través del colimador chesire una vez se han realizado todos los pasos de colimación.

Los siguientes dibujos muestran un resumen muy intuitivo de la colimación con un chesire

(el primero resume el ajuste del espejo secundario y el segundo dibujo resume el ajuste del

espejo primario):

FIGURA 7A

FIGURA 7B

Figura 7. Resumen de los pasos de colimación

Notas finales.

En telescopios de focal corta (f/5 o menos) el espejo secundario tiene un offset que hace

que la imagen del colimador, tubo del enfocador y espejo secundario no aparezcan

concéntricas sino un poco desplazadas (observa la imagen de arriba). En telescopios de

focal larga sí aparecen las imágenes concéntricas. Tenlo en cuenta a la hora de colimar el

telescopio.

No hace falta hacer coincidir la cruceta del chesire con la araña.

Aunque el chesire ayuda mucho en la colimación del telescopio, sólo se puede comprobar

que está correctamente colimado haciendo un test de estrella. Para ello se apunta a una

estrella brillante y con un ocular que proporcione bastantes aumentos. Desenfocamos la

estrella. Si el telescopio está bien colimado veremos los anillos de difracción perfectamente

concéntricos. Si no es así, deberemos afinar la colimación.

Durante una sesión de observación, conviene revisar la colimación y hacer los ajustes en

caso necesario.

En el próximo artículo: colimar el telescopio con un láser.

A pie de telescopio… La colimación de los telescopios Newton


INTRODUCCIÓN

La colimación de un telescopio no es más que la alineación de sus elementos ópticos para que las imágenes que veamos sean lo más nítidas posibles. Sólo así podremos sacar el máximo potencial del telescopio. Puedes tener el mejor telescopio del mundo pero si no lo tienes colimado, poco partido le sacarás. La colimación debe realizarse en cualquier tipo de telescopio (refractor, reflector y catadióptrico) pero los reflectores (los newtonianos y dobson más concretamente) son más propensos a la descolimación (especialmente si tienes que trasladar el telescopio al lugar de observación). Es por ello que este artículo se centrará en la colimación de los telescopios reflectores. Me centraré en un telescopio dobson Meade Lightbridge de tubo abierto, aunque lo dicho se puede extender a tubos cerrados y newtonianos de montura ecuatorial.

La colimación es un proceso sencillo pero requiere cierta práctica. Si te da miedo intentar colimar el telescopio, contacta con un amigo que sepa o con una asociación/agrupación astronómica donde amablemente te ayudarán. Si has toqueteado mucho y el telescopio se ha descolimado una barbaridad, no te preocupes que todo tiene solución…

ELEMENTOS DE UN TELESCOPIO REFLECTOR

Empecemos primero reconociendo los elementos de un telescopio newtoniano:

Espejo primario: es el espejo principal del telescopio, el responsable de captar toda la luz posible del firmamento. Se sitúa en el fondo del tubo. Normalmente, en los telescopios comerciales, el espejo primario tiene en su centro geométrico un anillo de papel (el “rosco” o el “donut”) que facilita el proceso de colimado. En el “culo” del telescopio encontraremos una serie de tornillos: los de colimación y los de bloqueo. Hay que mirar el manual del telescopio para identificarlos.

Espejo secundario: es el pequeño espejo situado más cerca de la boca del tubo. Tiene forma de elipse y se encarga de desviar la luz reflejada por el primario. La refleja en un ángulo de 90º dirigiendo la luz hacia el ojo del observador. El espejo secundario posee una celda con 4 tornillos: uno central que controla la distancia al espejo primario y tres (separados entre si 120º) que controlan la basculación del espejo secundario. Los tornillos pueden ser de estrella o de tipo Allen.

Araña: Es el soporte del espejo secundario. Normalmente consta de cuatro patas metálicas fijadas en las paredes del tubo.

Portaocular: Dispositivo cilindrico donde se coloca el ocular que aumentará la imagen formada en el plano focal del telescopio (vamos, donde se forma la imagen). El portaocular se puede mover (hacia dentro o hacia fuera) para hacer enfocar la imagen. Los portaoculares pueden ser de cremallera o Crayford.

Principales elementos de un telescopio reflector tipo Newton (también válido para los Dobson).

ACCESORIOS PARA COLIMAR

Para poder colimar un telescopio newtoniano, existen diversos accesorios:

Ocular o tapa de colimación. Esto es lo más sencillo y barato del mundo. Consta de una tapa de plástico (que encaje en el tubo portaocular) con un pequeño agujero central de 1 a 3 mm. El agujero nos obligará a mirar por el centro del tubo (lo que es necesario para poder colimar correctamente. Un ocular de colimación se puede hacer con la misma tapa que viene con el portaocular o con un tapón de una botella de agua. Haces el agujero en el centro exacto con una chincheta y voilá, ya tienes tu ocular de colimación. Ahora bien, si tienes acceso a una impresora 3D, te puedes hacer un ocular más sofisticado.

Tapa de ocular

Colimador Chesire. Es parecido a un ocular de colimación pero más perfeccionado. Tenemos un tubo con una parte donde hay un pequeño agujero (por donde miramos). En el extremo opuesto al agujero hay una cruceta y en un lateral hay una ventana oblicua. Esta ventana hay que iluminarla para poder colimar. Es un accesorio que puede costar unos 50 €, pero es muy efecivo. Especialmente útil para centrar el espejo secundario en el tubo portaocular.

Colimador Cheshire

Colimador Láser. Es parecido al Chesire pero con algunas modificaciones: no hay agujero por donde mirar y no hay cruceta. La ventana lateral consta de una diana donde se refleja el láser. El funcionamiento del colimador láser es de lo más simple: el colimador envia un haz de luz al espejo secundario y éste lo rebota al primario; el espejo primario devuelve el haz al secundario y éste al colimador. La estrategia en la colimación con láser consiste en hacer coincidir los haces de luz (el emitido por el colimador y el rebotado por el espejo primario). Especialmente útil para usar en un lugar oscuro y para los últimos retoques una vez montado el telescopio en el lugar de observación. Su precio puede oscilar entre los 40 y los 200 €.

Colimador láser

Mencionar que los accesorios de colimación no son indispensables ya que, al final, para comprobar que un telescopio está bien colimado hay que observar una estrella a muchos aumentos. Esto no quita la enorme ayuda que supone tener uno de esos accesorios de colimación.

RECOMENDACIONES ANTES DE COLIMAR

Si tienes una tapa de colimación o un colimador Chesire, sería conveniente contar con ayuda de otra persona para que te vaya guiando en la colimación, sobretodo cuando hay que actuar sobre el espejo primario.

Los ajustes del espejo secundario es mejor realizarlos con el tubo en posición horizontal. No lo hagas en vertical ya que, por mala suerte, puede desprenderse el espejo secundario y caer sobre el primario (pudiendo romperse ambos) o que se te caiga el destornillador o la llave Allen sobre el primario y se rompa éste.

Ten paciencia. Si es la primera vez que colimas tómate tu tiempo.

Art. escrito por David