Ladrones de meteoritos

La gendarmería de Argentina -equivalente a la guardia civil española- ha recuperado 1,5 toneladas de meteoritos en poder de una red de traficantes de esos cuerpos celestes en Chaco, una de las provincias más empobrecidas, en el noreste del país.

Al realizar de madrugada un control de tráfico sobre la carretera nacional 89, en la localidad chaqueña de General Pinedo, los uniformados han detenido un camión Mercedes Benz, con cuatro hombres adultos.

Y cuando acometieron la requisa de rutina descubrieron unas 200 de esas piedras minerales de color óxido, que viajaban ocultas dentro de la cabina del vehículo. En total pesaban unos 1.500 kilogramos.

Ante la falta de explicaciones razonables por parte de los viajeros sobre el porqué trasladaban esos objetos naturales, “tres ciudadanos argentinos y uno paraguayo fueron aprehendidos”, según ha informado la fuerza de seguridad.

Los meteoritos en Argentina se encuentran protegidos y regulados por las leyes 3563/90 y 4076/94. Por eso el fiscal de la localidad de Charata, Hugo Baigorri, ha decidido intervenir en el asunto.

El ministro provincial de Gobierno, Javier Oteo, ha dicho que “estamos interesado en el caso porque se trata de bienes públicos que pretendemos queden en nuestra provincia. Son patrimonio de los chaqueños, los argentinos y toda la Humanidad”.

El ‘Campo del Cielo’

Aunque no hay certeza del sitio en el que fueron robados esos trozos de materia del sistema solar, los investigadores presumen que ha sido en el paraje conocido como “Campo del Cielo”, ubicado a sólo 32 kilómetros de donde se produjo la detención.

En ese sitio, un terreno plagado de cráteres y ahora cubierto de vegetación, casi en el límite de las provincias de Chaco y Santiago del Estero, hace 4.000 años cayó una lluvia de meteoritos.

Entre otros ejemplares muy preciados allí se encuentra “El Chaco”, considerado el segundo mayor meteorito del mundo, con 37,4 toneladas. Lo descubrió un lugareño, luego la NASA lo relevó y 1980 militares argentinos lo desenterraron.

También se descubrieron y extrajeron debajo de la tierra otros cuerpos celestes que fueron llamados “El Toba”, “El Hacha”, “El Tonocote”, “El Abipón”, “El Mataco”, “El Taco”, de distintas dimensiones y peso.

En 1990 el meteorito “El Chaco” iba a ser trasladado de contrabando a los Estados Unidos pero la operación se frustró. Por esa irregularidad Roberto Haag, un coleccionista estadounidense, estuvo detenido un tiempo y luego quedó libre.

Una sociedad comercial compró por 30.000 dólares el campo, de unas 100 hectáreas, donde se encuentra “El Chaco”. Pero, según los expertos, el valor de la pieza en el mercado de los Estados Unidos oscilaría entre 7 y 20 millones de dólares.

EL MUNDO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s