Descubierto un nuevo planeta enano

Investigadores del Observatorio Gemini y Instituto Carnegie para la ciencia en Washington (EE.UU.) han descubierto un lejano planeta enano, llamado 2012 VP113 y apodado provisionalmente Biden, que se encuentra más allá del borde conocido del Sistema Solar. Probablemente, es uno de miles de objetos distantes que se cree que forman la región interna de la llamada nube de Oort. Además, los investigadores creen posible la presencia de un enorme planeta, tal vez de hasta diez veces el tamaño de la Tierra, que no se ve, pero que puede influir en la órbita de la nueva roca y en otros objetos en esa zona del espacio.

El sistema solar se puede dividir en tres partes: los planetas rocosos como la Tierra, que están cerca del Sol; los planetas gaseosos gigantes, que están más alejados, y los objetos helados del Cinturón de Kuiper, que se encuentran más allá de la órbita de Neptuno. Después de eso, solo se conocía la órbita de un objeto, Sedna. Pero el recién descubierto 2012 VP113 tiene una órbita que se mantiene incluso después de la de Sedna, por lo que es el más lejano conocido en el Sistema Solar. «Este es un resultado extraordinario que redefine nuestra comprensión de nuestro Sistema Solar», dice Linda Elkins- Tanton, directora del Departamento de Magnetismo Terrestre en Carnegie, cuya investigación aparece publicada en la revista Nature.

Sedna fue descubierto más allá del borde del cinturón de Kuiper en 2003, y se creía que podía ser el único. Parece que no es así. El punto de la órbita de Biden más cercano al Sol está situado 80 veces más lejos del Sol de lo que lo está la Tierra, una medida conocida como una unidad astronómica (UA). Los planetas rocosos y asteroides se mantienen a distancias que oscilan entre 0,39 y 4,2 UA; los gigantes de gas se encuentran entre 5 y 30 UA, y el cinturón de Kuiper (compuesto por miles de objetos helados, incluyendo Plutón) oscila entre 30 y 50 UA. A partir de las 76 UA, solo se conocía a Sedna.

Hallan un nuevo planeta enano, el miembro más lejano del Sistema Solar

El objeto 2012 VP113
Scott S. Sheppard: Carnegie Institution for Science

«La búsqueda de estos objetos distantes en el interior de la nube de Oort más allá de Sedna y 2012 VP113 debe continuar, ya que nos pueden decir mucho acerca de cómo se formó y evolucionó nuestro Sistema Solar», afirma Scott Sheppard, investigador de Carnegie y uno de los autores principales del estudio.

Los investigadores utilizaron la nueva Cámara de Energía Oscura (DECam) en el telescopio de 4 metros NOAO en Chile para el descubrimiento, ya que tiene una capacidad sin precedentes para buscar grandes áreas del cielo en busca de objetos débiles. El telescopio Magellan de 6,5 metros en el Observatorio Las Campanas de Carnegie se utilizó para determinar la órbita de 2012 VP113 y obtener información sobre su superficie.

Más grandes que la Tierra

Los científicos creen que pueden existir alrededor de 900 objetos con órbitas como Sedna y 2012 VP113 con tamaños mayores a 1.000 km, y que la población total del interior de la nube de Oort interior es probablemente más grande que la del cinturón de Kuiper y el cinturón principal de asteroides.

«Algunos de estos objetos en la nube de Oort podrían rivalizar con el tamaño de Marte o incluso con la Tierra. Esto se debe a que muchos de los objetos de la nube de Oort interior son tan distantes que incluso los grandes serían demasiado débiles para ser detectados con la tecnología actual», dice Sheppard.

De hecho, los investigadores creen que puede existir un cuerpo masivo desconocido que puede estar influyendo en otros objetos. Una supertierra o un objeto aún más grande a cientos de UA podrían crear el efecto de «pastoreo» que se ve en las órbitas de estos objetos, que están demasiado lejos para ser perturbados significativamente por ninguno de los planetas conocidos.

Hay tres teorías que compiten por explicar cómo podría haberse formado la nube de Oort. Una de ellas es que un planeta errante podría haber sido arrojado fuera de la región de planetas gigantes y podría haber arrastrado objetos del cinturón de Kuiper al interior de la nube de Oort en su camino. Este planeta podría haber sido expulsado o seguir todavía en los confines del Sistema Solar. La segunda teoría es que un encuentro estelar cercano podría poner objetos en la región interior de la nube de Oort. Una tercera teoría sugiere que los objetos del interior de la nube de Oort son capturados por planetas extrasolares de otras estrellas que estaban cerca de nuestro Sol en su grupo de nacimiento.

La nube de Oort exterior se distingue de la nube de Oort interior porque en la primera, que comienza a alrededor de 1.500 AU, la gravedad de otras estrellas cercanas perturba las órbitas de los objetos, haciendo que sus trayectorias cambien drásticamente en el tiempo. Muchos de los cometas que conocemos eran objetos que fueron alterados de la nube de Oort exterior. Los del interior no están muy afectados por la gravedad de otras estrellas, y por lo tanto tienen órbitas más estables y primordiales.

Hallan un nuevo planeta enano, el miembro más lejano del Sistema Solar

Diagrama de las órbitas del exterior del Sistema Solar. La órbita de Sedna se ve en naranja mientras que la de 2012 VP113 aparece en rojo
Scott S. Sheppard: Carnegie Institution for Science

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s