A pie de telescopio: Composición de un telescopio (I)

Mucha gente piensa que el funcionamiento de un telescopio es algo básico, un tubo, un espejo o lente principal, un buscador, unos oculares y un trípode para sujetar el tubo y ya está; este es el problema, que no está nada acertado/a. Por este motivo vamos a hablar de los componentes de un telescopio paso a paso. Comenzamos.

EL TUBO… puede estar hecho de diferente material, desde plástico hasta de fibra de carbono, pero los más utilizados son los realizados con metal ligero. El diámetro y el largo dependerá de las características del telescopio, los hay desde 40 cm hasta 1,5 metros. Por otro lado tenemos que saber que el largo del tubo no tiene nada que ver con la distancia focal, suele ser más grande, recordamos que la Distancia Focal es la distancia que hay entre los espejos (en caso de un reflector) o entre la lente principal y el espejo de la diagonal en caso de un refractor.

Dentro del tubo nos podemos encontrar con varias cosas: en el caso de los reflectores podemos apreciar al fondo del tubo un espejo, que no es plano como mucha gente se piensa, sino parabólico. En la boca del tubo nos podemos encontrar una araña, una pieza sujeta al tubo donde en el centro está ospedado el espejo secundario, es decir, donde se concentra la imagen y se manda al ocular por el orificio donde está puesto el portaocular, que como bien dice la palabra, es la pieza donde se colocan los oculares para la observación o la cámara CCD para realizar fotografías. Normalmente tiene un diámetro estandar de 31,7mm, una pulgada y cuarto. Actualmente se fabrican con salida para oculares de 2 pulgadas, pero te viene con un reductor a pulgada y cuarto.

Anuncios